Hemorroides - Tratamiento y causas durante el embarazo

Anonim

Hemorroides durante el embarazo

El embarazo está lleno de momentos hermosos y que cambian la vida, así como algunas dolencias realmente desagradables.

Tal vez tengas un amigo amable que te haya informado sobre lo que realmente puedes esperar con respecto al embarazo, cosas embarazosas y todo eso.

O tal vez sea una de las muchas mujeres que sufren náuseas, hemorroides (hemorroides en Australia) y frecuentes viajes al baño.

Si bien no todas las mujeres las experimentan, las hemorroides son una dolencia muy común en las embarazadas.

Ya sea que supieras esperarlos o no, son igualmente incómodos.

Afortunadamente, hay cosas que puede hacer para ayudar a aliviar las molestias y ayudarlas a sanar durante el período postnatal.

¿Qué son las hemorroides?

Las hemorroides son esencialmente venas varicosas en el recto. Estas venas en el recto inferior y el ano se inflaman y se hinchan. Hay dos tipos diferentes de hemorroides:

  • Las hemorroides internas están dentro del recto. Estos a menudo son indoloros pero tienen tendencia a sangrar. Algunos experimentarán alguna incomodidad o una sensación de presión, pero muchos no informan dolor con estos.
  • Las hemorroides externas se sienten como bultos blandos alrededor del ano. Son pequeñas hemorragias debajo de la piel.

También es posible experimentar hemorroides internas prolapsadas. Esto es cuando una hemorroide interna empujó a través del ano. Esto puede ser una forma dolorosa de hemorroides internas. El prolapso, que significa que está empujando a través del ano y está fuera del cuerpo, a menudo ocurre después de usar el inodoro. En algunos casos, el esfínter anal puede estrangularlos haciendo que se prolapsen permanentemente.

¿Cuáles son los síntomas de las hemorroides?

Durante el embarazo, tu cuerpo sufre muchos cambios. A veces, esto hace que sea difícil descifrar entre los cambios normales y las dolencias que pueden requerir atención y tratamiento. Cada vez que tenga dudas sobre los síntomas, es una buena idea comunicarse con su proveedor de atención médica.

Algunos síntomas de las hemorroides son:

  • Picazón o sensación de ardor
  • Limpiar la sangre roja brillante después de una evacuación intestinal
  • Fuerte dolor intermitente cerca de ti ano
  • Un bulto o etiqueta de piel alrededor del ano
  • Un dolor sordo o dolor durante o después de una evacuación intestinal
  • Presión incómoda

Si experimenta sangrado, es importante ponerse en contacto con su proveedor de atención médica para determinar qué tratamiento es necesario.

¿Por qué el embarazo causa hemorroides?

Durante el embarazo y después, las mujeres son propensas a las hemorroides.

Las hemorroides son más comunes en el último trimestre del embarazo y en el primer mes después del nacimiento.

Los factores de riesgo para las hemorroides incluyen estreñimiento, antecedentes de hemorroides o fisuras, peso al nacer de más de 3800 gramos y esfuerzo durante el parto por más de 20 minutos.

Durante el embarazo, una mujer tiene un volumen extra de sangre y un peso adicional en el perineo y el recto, lo que contribuye a las hemorroides. El volumen extra de sangre también significa que si estás sentado en una superficie dura o de pie por periodos prolongados de tiempo, puede hacerte más susceptible a las hemorroides.

El levantamiento de objetos pesados ​​también puede provocar hemorroides, algo que muchas madres tienen problemas para evitar.

Hemorroides y volumen de sangre

El aumento en el volumen de sangre durante el embarazo hace que sus venas se dilaten. Cuando estas venas tienen la presión adicional de su útero en crecimiento, se vuelven susceptibles de convertirse en venas varicosas, lo que significa que están anormalmente hinchadas o dilatadas.

Hemorroides y estreñimiento

Desde que quedó embarazada, es probable que haya pasado más tiempo preocupándose por su sistema digestivo que nunca antes. Desde náuseas y aversiones alimentarias hasta estreñimiento crónico, este sistema permanece en tu mente. La digestión más lenta durante el embarazo y la mayor necesidad de hidratación significa que el estreñimiento puede ocurrir con frecuencia.

El estreñimiento y la cepa asociada para defecar pueden ponerlo en riesgo de desarrollar hemorroides. Mantenerse adecuadamente hidratado y consumir alimentos con alto contenido de fibra (provenientes de vegetales frescos y vegetales de hoja verde, opuestos a los panes y cereales que pueden empeorarlo) y los suplementos de fibra pueden ayudar a reducir el estreñimiento y reducir el riesgo o la gravedad de las hemorroides.

Debe comunicarse con su proveedor de atención médica si nota alguno de los siguientes:

  • Dolor persistente en su abdomen o cerca de su ano
  • Si sus síntomas no mejoran o empeoran en 7 días
  • Cambios en sus hábitos intestinales que duran más de 7 días

Obtenga más información sobre el estreñimiento durante el embarazo.

Cómo deshacerse de las hemorroides

Por más incómodas que puedan ser las hemorroides, la buena noticia es que existen opciones de tratamiento y generalmente son una dolencia temporal. Existen opciones naturales, cambios en la dieta y medicamentos disponibles para tratar las hemorroides. Antes de tomar o usar cualquier cosa para tratar, asegúrese de consultar con su proveedor de atención médica.

La importancia de los cambios en la dieta

Una dieta alta en fibra que incluya muchas verduras frescas, frutas y granos integrales puede ayudar a prevenir el estreñimiento. Beber mucha agua para mantenerse hidratado también es importante. Limite los granos procesados ​​(panes, cereales, pasteles, galletas, pasta, etc.) y los alimentos, ya que generalmente son bajos en fibra y difíciles de digerir, lo que puede contribuir al estreñimiento.

Cocinar con aceites saludables (por ejemplo, aceite de coco) y usar aceites saludables en ensaladas (por ejemplo, aceite de oliva) también puede ayudar a mantener los intestinos regulares. El coco, el aceite de oliva y otros aceites naturales también son una fuente de grasa saludable que es excelente durante el embarazo.

Remedios naturales

Si bien es natural, cualquier cosa que consumamos o pongamos en nuestra piel puede tener efectos medicinales, así que asegúrese de trabajar con un proveedor de atención médica al decidir qué tratamientos probar.

Algunos remedios naturales incluyen:

  • Hamamelis aplicado al área afectada
  • Sales tisulares que están disponibles en el mostrador
  • Un baño caliente o baño de asiento varias veces al día durante sesiones de 10 minutos
  • Una tintura de árnica aplicada al área afectada
  • Acupuntura para ayudar a mejorar la circulación

Algunas de nuestras recetas curativas para el baño después del nacimiento pueden ser ideales. Sin embargo, asegúrese de verificar que todos los ingredientes estén seguros durante el embarazo.

Tratamientos médicos

A veces, los cambios en la dieta y los remedios naturales no proporcionan suficiente alivio. En esas situaciones, es importante hablar con su proveedor de atención médica sobre las opciones médicas para el alivio.

  • Una pomada o supositorio astringente
  • Ligadura de banda elástica
  • Inyecciones
  • Si nada funciona, cirugía (asegúrese de estar informado sobre los riesgos tanto a largo como a largo plazo)

Consejos adicionales

Algunas mujeres encuentran que limpiar es doloroso. Una toallita limpia para bebés o una toallita de hamamelis medicada la hace menos incómoda.

También puede ser útil sentarse en un anillo de goma / asiento de rosquilla.

Tratar con hemorroides no es agradable, pero afortunadamente para muchas madres embarazadas, es una dolencia temporal. Una buena dieta, escuchar a su cuerpo cuando se trata de levantar y pararse, y otros tratamientos pueden ayudar a mantenerlos bajo control.

¿Tienes algún consejo útil para mujeres con hemorroides? Siéntase libre de compartirlos en la sección de comentarios a continuación.

Cuando el sexo ya no es divertido: al intentar concebir

¿Es la búsqueda de concebir gobernando tu vida sexual? ¿El sexo ya no es divertido? Aquí hay algunos consejos para aquellos que sienten una pérdida de placer como resultado de ...